Procesos creativos

Erez Nevi Pana: diseño vegano, del Mar Muerto a Art Bassel

No hay un planeta B. Con la certeza de que el futuro es vegano, este diseñador industrial encara procesos productivos atípicos y disruptivos con parámetros de sustentabilidad. Cero sufrimiento animal ni vegetal, ese es el punto de partida del israelí graduado en el Instituto de Tecnología de Holon (Israel) y la Academia de Diseño de Eindhoven (Países Bajos).

Por Vivian Urfeig

10.01.2020

Por su investigación sobre la recristalización de la sal y su decisión de no utilizar productos animales, Erez Nevi Pana ocupa un lugar privilegiado entre los jóvenes emergentes del diseño internacional. “Si reconociéramos el daño causado sólo por comer carne o usar accesorios de cuero, el mundo sería diferente. La conciencia y el enfoque holístico que me aporta el veganismo, que practico hace 7 años, lo aplico con coherencia en todos los aspectos de mi vida. Además de mi dieta o la ropa que uso, comencé a recoger mi basura y a trabajar con los deshechos. También intento reducir el uso de electricidad, optando por energía solar”, señala. El modo “diseño de la reducción”, como lo llama el diseñador, tiene epicentro en su estudio de Tel Aviv, a 87 kilómetros del Mar Muerto. Este particular paisaje que recorrió desde chico lo inspira a explorar un poco más allá de los atributos turísticos. El estudio del sodio y del agua pesada fue el primer paso. El segundo, cubrir distintos objetos con sal, creando una segunda piel, con formatos que convergen entre lo orgánico y lo arquitectónico. Puro ADN que llegó a la última edición de Art Bassel, en Miami, la puerta de entrada al mar Caribe.

 

Surrealista. El proceso natural del banco sumergido durante 8 meses en el Mar Muerto.

“Es el punto más bajo de la Tierra y la atmósfera allí es simplemente magnética. Solía irme de vacaciones por la zona y me asombraban los millones de toneladas de sal de la región. Como una enorme mina a cielo abierto, la producción maníaca de potasa y bromo (que produce la sal cristalina) genera que las montañas de sal se acumulen sin límites. Y me pareció una gran oportunidad para recopilar materiales disponibles que encierran historias milenarias”, profundiza Erez.

Este proceso de cristalización, bautizado bleached (blanqueo), le llevó 5 años de aplicaciones salinas. Con esta serie, y motivado por las consecuencias de la extracción de minerales en el Mar Muerto, Nevi Pana imagina un posible resultado constructivo de la interferencia de la humanidad con la naturaleza. «Es una expresión que fomenta la reflexión y replantea los materiales que utilizamos como diseñadores, compramos como consumidores y descuidamos como sociedad», sugiere el diseñador israelí, militante del veganismo.

Vegano. El diseñador israelí y su obsesión material por la sal.

En tanto, para la Semana del Diseño de Jerusalén, Erez desarrolló Borderline, una investigación material que encierra un mensaje político y anti discriminatorio. En un galpón industrial sumergió en cera 3218 kilómetros de hilo, lo que mide el muro a lo largo de la frontera mexicana. Fundidos a través de una turbina controlada por un joystick, los mismos hilos se convierten en velas y funcionan como un diálogo entre contrastes: blanco y negro, líquido y sólido, lento y rápido, caótico y armónico, estático y dinámico, presencia y desapego. “Buscamos crear un objeto poético con el que las personas puedan identificarse. Algo que cambia con su uso y desaparece, por lo que las velas simplemente tienen sentido. También queríamos proyectarle una intención y esencia diferentes: las velas que hacemos están asociadas con la unidad y la costura”, señala el diseñador, quien trabajó en conjunto con Marlene Huissoud.

Borderline. Un concepto que juega con fuego.

Su producción disruptiva genera sorpresa: El año pasado, el Design Museum Holon adquirió para su colección permanente dos de las obras de Nevi Pana desarrolladas a partir de la mezcla de materia orgánica y hongos, además de tres piezas de sal. En 2015 creó La Terrase, una plataforma colaborativa de diseñadores, escritores, artistas y creativos que trabajan con objetivos en común.

Referente de una nueva generación que toma partido y piensa en verde, Erez Nevi Pana juega sus fichas por la naturaleza.