Nuevos paradigmas

Juliana García Bello: antropóloga textil

La última colección de la diseñadora argentina radicada en Arnhem está realizada con donaciones de manteles y ropa de sus vecinos.

Por Vivian Urfeig

18.06.2020

“Buscamos donaciones de camisas, pantalones, ropa de mesa y outdoor en nuestro nuevo barrio para un proyecto de upcycling”. El afiche escrito en inglés, español y danés fue repartido por tiendas, clubes y plazas. Los vecinos de Arnhem, ciudad a 98 kilómetros de Ámsterdam, se sorprendieron con el pedido. Pero a los pocos días Juliana García Bello, nueva integrante de la ciudad, empezó a recibir bolsas con jeans, camisas y manteles de bodas para su nueva colección. La diseñadora de indumentaria argentina se mudó el año pasado a los Países Bajos para desarrollar su carrera. Con Herencia, su nueva criatura textil colectiva, acaba de quedar seleccionada entre los 10 finalistas del prestigioso Redress Design Award 2020, uno de los premios de moda sostenible más importantes del sector. El caso de García Bello aplica 100 % al manifiesto del upcycling o supra-reciclaje, que consiste en aprovechar materiales reciclables para crear productos con mayor valor agregado que los materiales originales. Herencia tiene grandes posibilidades de ser la ganadora porque su semilla es la transformación de residuos en objetos de valor.

De Tierra del Fuego a La Plata y de ahí a Arnhem. García Bello cuenta entre sus pliegues con premios, reconocimientos, exposiciones e investigaciones que la tienen como protagonista. En 2017 lanzó su firma y dos años después ganaba el Fashion Makes Sense Award 2019 e integraba la selección de NJAL, para TRANOI Paris Fashion Week.

Hoy, a los 30 años, elige coser identidades, herencias, piezas que hablan del patrimonio y la cercanía. La memoria emotiva en formato de molde que resume el legado de un granjero, la historia de una maestra o las navidades de una familia holandesa que usó siempre el mismo mantel. Sencilla, replicable y zero waste (residuo cero): minimizar el impacto y reducir desechos textiles es la misión. De hecho, todos los descartes de la colección seleccionada caben en la palma de una mano: costuras, pequeños recortes e hilos que no llegan al tamaño de una pelotita de tenis.

En septiembre se definirá si Herencia integrará la colección cápsula de The R Collective, una de las firmas de upcycling que más suena en el panorama de la moda internacional. La final será en Hong Kong y García Bello tiene muchos puntos a favor.*

Colección Esencia. Gentileza Juliana García Bello.

¿Qué conceptos transmite la ropa que te donaron tus vecinos?

Es importante analizar esas piezas de indumentaria o accesorios, son muy distintas a las argentinas. En esta colección pongo la lupa en sus formas y la relación con las personas. Intento sacar conclusiones, entender a mis nuevos vecinos del barrio, con quienes comparto el cotidiano: de qué trabajan, qué colores usan, dónde están las manchas, cuánto les duró cada prenda. Intenté ser fiel a la paleta de colores, la mayoría en tonos azules, celestes y negros. Y toda la colección la hice con una máquina de coser donada por una familia de mi cuadra. Me interesa el abordaje antropológico.

¿Cómo se desarrolla Herencia?

Desde la reconstrucción de la cadena productiva que parte de un conjunto de piezas emparentadas entre sí. Este punto de partida tiene que ver con familia, desde ahí se deconstruyen las piezas para generar nuevas. La colección es muy chica, está integrada por 12 camisas, 2 pantalones y 3 manteles. El sistema es matemático, la moldería es articulable y se puede reproducir en una escala más grande.

¿Cuál es la diferencia entre la primera colección, Esencia, y Herencia?

Esencia habla sobre mí y sobre las bases de la marca, me gusta jugar con estas palabras que resumen el espíritu de la marca. Esencia es una colección más grande, tiene otro desarrollo. La gran diferencia es que en Herencia sólo trabajo con materiales de descarte donados sin agregados de algodón, como en Esencia. Son prendas cómodas, para estar en casa. Si gano voy a presentar esta colección cápsula muy pequeña, que funciona dentro de un sistema de producción masiva. Muy simple.

¿Cuál es tu dinámica de trabajo?

Utilizo dos tipos de patrones de moldería zero waste, ambos de manera articulada. Uno estandariza las prendas similares y el otro aprovecha tejido en rollo o en paño, permitiendo seriar prendas únicas por su textil de descarte. La técnica desarrollada tiene bases en el upcycling y la re-construcción. Su costura es simple, con detalles hechos a mano, artesanalmente. Trabajamos en un tiempo humano y con stock reducido. Las tipologías no tienen género y son de talle único, adaptable y regulable a diferentes tipos de cuerpos. Estas decisiones ayudan a generar piezas durables, de bajo impacto, confortables y atemporales. Prendas que acompañan en el día a día, por un largo tiempo.

Colección Esencia. Gentileza Juliana García Bello.

En tu página web (www.garciabello.com.ar) mostrás los procesos, los detalles del corte y el back stage de la colección, ¿no te importa que te copien?

No, para nada. Esa es la forma de que otros se puedan nutrir, es un camino conjunto. Hay que cambiar esa forma egocéntrica de trabajar para que la industria crezca en forma más consciente. Usar lo que se tiene a mano asumir la responsabilidad de la montaña de productos en desuso que hay en el planeta. Me interesa resolver con recursos simples. Y pensar en un mundo mejor.

¿Qué raíces te llevaste de Río Grande a Ámsterdam?

Tengo muy presente mi origen. El concepto de la sustentabilidad, relacionado con Tierra del Fuego, me permitió entender el mundo en el que vivo, me puedo relacionar de manera más amable con el entorno. Allá estamos más adentro de las casas que afuera, entonces la ropa es para ir un rato a trabajar y volver. Es para estar en casa.

¿Cuáles son las herramientas que te dio la Facultad de Arquitectura y Diseño de la UBA, donde fuiste alumna y luego docente?

La FADU para mí es todo, en esta colección en particular es clave porque este proyecto comprende una de las herramientas más importantes de la carrera: generar sistemas de producción y patrones de trabajo vinculados a lo proyectual.

¿Se viene un cambio de paradigma pos COVID19 en la industria textil?

Cuando empezó la cuarentena en Arnhem recién había terminado de armar la colección en casa y les pedí a mis vecinos de Pels Rijckenstraat 14 que fueran mis modelos. Así aprendimos la importancia de trabajar con los que tenemos al lado para hablar de lo que somos. Pensé en la importancia de elegir circuitos más chicos, generar lazos más sólidos con las comunidades. Trabajar más lento y entre conocidos. Pero no creo que hayan cambiado los paradigmas. Hay marcas masivas que pretenden o dicen que van a cambiar. Todavía no veo esos cambios. Sí noto que salen a la luz diseñadores independientes a los que hay que mirar. Pero las grandes firmas siguen trabajando con talleres en condiciones deplorables. Me encantaría contestar otra cosa, pero el fast fashion sigue vigente.

*Actualización: La final se festejó el 6 de septiembre de 2020 en Hong Kong. García Bello quedó seleccionada entre los 110 finalistas y fue la que se llevó el premio mayor. «De chiquita diseño ropa pensando en mi familia», dijo la diseñadora argentina para ratificar su propia herencia. Ahora Herencia pasa a integrar la colección cápsula de The R Collective, una de las firmas de upcycling más importantes del panorama internacional.