Procesos creativos

Las 35 revoluciones de los Hermanos Campana, una aventura en constante transformación

Fernando y Humberto Campana forman parte del repertorio artístico de Brasil. Su creatividad trasciende fronteras, a la par de Oscar Niemeyer en arquitectura o Caetano Veloso en música. Los diseñadores paulistas más requeridos por las firmas europeas trazan un puente sutil entre las raíces culturales y las demandas del mercado internacional. Saben hasta dónde mixear técnicas artesanales y tecnología de punta. Y nunca es demasiado. Función y emoción. Experimentación material y audacia, donde todo escenario es una fuente de inspiración: favela, carnaval, selva, mercados callejeros, peluches. Humor, en grandes cantidades, ironía y frescura.

Por Vivian Urfeig

24.03.2020

La fórmula que los Hermanos Campana comenzaron a ensayar hace 35 años en el laboratorio de ideas de San Pablo hoy llega al Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro (MAM) en modo celebración. La muestra 35 Revoluciones repasa la búsqueda de Humberto, el hermano mayor que estudió Derecho, y Fernando, 10 años menor que se anotó en Arquitectura pero de chico soñaba con ser astronauta. Juntos pusieron el foco en el diseño. Y descubrieron en los materiales autóctonos el ADN de sus proyectos. Reformularon las jerarquías de revestimientos considerados “de lujo” y cambiaron paradigmas establecidos. Investigaron las aplicaciones de peluches, fibras naturales y tubos de PVC hasta descartes textiles, cortezas y cobogó, la pieza más poética de la arquitectura brasileña.

La exposición en el MAM, de Río de Janeiro, está planteada con un criterio escenográfico donde el visitante atraviesa una experiencia inmersiva. PH: Fernando Laszlo.

La exposición inauguró el 14 de marzo en plena pandemia, con visitantes a un metro de distancia y estrictas medidas de higiene. Y cerró sus puertas al día siguiente, a la espera de novedades sobre la situación. Es la primera vez que el MAM le dedica un piso entero: 1800 m2 para el despliegue escenográfico de un estudio de diseño. Y también la primera vez que los hermanos Campana cuentan con curaduría extranjera para el montaje inmersivo, audaz y provocativo de una de las muestras más esperadas de 2020. Francesca Alfano Miglietti, curadora italiana, retomó la idea de «escultura social», desarrollada por Joseph Beuys, para plantear “una concepción estética revolucionaria donde el arte se convierte en una práctica común, por lo tanto, capaz de mejorar la relación entre el hombre y el mundo». La puesta propone una experiencia sensorial entre torres enfundadas en cortezas de palmeras, 1600 piezas de ladrillos de terracota con manos dibujadas y la familia de mobiliario icónica que dialoga entre sí de forma aleatoria, sin cronologías. La poltrona Vermelha, de 1998 y la Favela, de 2003. Las investigaciones colectivas, los productos irreverentes que se aplauden en Milán y los desarrollos del Instituto Campana, una fundación creada en 2009 por los hermanos para rescatar el trabajo artesanal y promover la inclusión social a través de programas sociales y educativos.

Verde limón. La estructura ZigZag, en forma de gotas, recorre todo el espacio expositivo. PH: Fernando Laszlo.

¿Cuál fue el punto de partida para la instalación escenográfica?

La expo es una gran instalación que invita a sumergirse en un enorme bosque donde nuestras piezas funcionan como objetos de una película. No lo pensamos como una retrospectiva, sino como una foto de nuestro momento de trabajo desde la lente de Francesca Miglietti. Todas nuestras exposiciones anteriores fueron curadas por expertos en diseño, pero ahora buscamos en Francesca sus atributos como curadora de arte. El bosque está realizado con materiales orgánicos y naturales en asociación con la ONG Spectaculum, de Río de Janeiro. Contiene una invitación a repensar el medio ambiente y los biomas de Brasil. El destino de los materiales, posterior al desmontaje también se ha considerado cuidadosamente. Toda la instalación fue donada al patrocinador oficial, Natura Ekos, y el resto se transformará en otras instalaciones.

¿Cuánto pesa la influencia de un padre ingeniero agrónomo?

Mucho! Cada vez que viajamos a Río de Janeiro visitábamos los maravillosos jardines botánicos que fueron planificados en 1822 por el rey de Portugal, Juan VI y cuentan con 83 hectáreas de bosques. Pasábamos mucho tiempo allí, la naturaleza fue una influencia considerable.

Las piezas icónicas articulan un diálogo imaginario. PH: Fernando Laszlo.

¿Cuáles son las piezas que contienen el ADN Campana?

Hay varias, pero sin dudas el sillón Favela (1991), la silla Vermelha (1993), la silla Sushi (2004) y las series de Felpa (de 2002), Transplastic (2007), Detonado (2013) e Hibridismo (2017). Son piezas que resumen la mezcla de materiales fríos y calientes, orgánicos y artificiales. Es parte de nuestra cultura híbrida, del punto de encuentro entre nativos y colonizadores. Pero además de la resignificación de materiales apuntamos a la resignificación de los valores sociales cuando trabajamos con las comunidades. Lo hacemos a través del Instituto Campana, un brazo de nuestro estudio creado en 2009 para preservar nuestra memoria y posicionar el diseño como una herramienta para la transformación a través de programas sociales y educativos.

El mundo del diseño los considera embajadores de Brasil, ¿Lo viven de esa manera?

Tratamos de hacer y mostrarle al mundo un retrato de un Brasil moderno y contemporáneo, promovemos una mirada positiva de las cosas en el sentido de divulgar aquellas características que resignifiquen los valores, materiales y tradiciones que están en proceso de desaparición. La estructura de cobogó es apenas uno de los indicadores, que refieren a la arquitectura típica del noroeste brasileño. Otra de las intervenciones es el panel titulado Pelé, que combina madera, arcilla expandida y redes metálicas utilizadas para gallineros. Es el resultado de una búsqueda hacia un nuevo modo de concebir proyectos de paisajismo.

La expo cumple este mandato. Pretende crear sensaciones desde el caos creativo, desde la integración de artesanía e industria y un llamado de atención sobre la preocupación por el medio ambiente. En el prólogo del libro Campana Brothers Complete Work (So Far), Li Edelkoort, referente de tendencias, afirma: “Fernando y Humberto hablan en un lenguaje universal de transformación y reinvención, de pluralismo e hibridización. Ponen en juego una mezcla de caos y cultura a punto de explotar”.

Para conocer más sobre los hermanos Campana ingresá a campanas.com.br

Torres. Realizadas con corteza de palmeras, representan el compromiso de los diseñadores con el medio ambiente. PH: Fernando Laszlo.