Trending topics

Morbo, sexo y un director obsesionado: por qué Blonde podría ser la película definitiva sobre Marilyn Monroe

El 23 de septiembre, Netflix estrenará una biopic de la estrella de Hollywood basada en una celebrada novela y dirigida por un cineasta que suele aparecer poco. Con Ana de Armas como protagonista, una rara calificación para mayores de 17 años y los rumores relacionados al “qué se verá” cada vez más intensos, las expectativas están por las nubes.

Por Nicolás Mancini

14.07.2022

Andrew Dominik se ríe con incredulidad cuando le preguntan si Blonde mostrará un cunnilingus sangriento. Contempla la idea para una próxima película. Sí admite que hay una escena de violación brutal. Por todo esto, su biopic sobre Marilyn Monroe basada en la novela homónima de Joyce Carol Oates, que aparenta destruir el puritanismo de Netflix HBOizando a la plataforma, solo podrá ser visto por mayores de 17 años.

El pueblo cinéfilo sigue aguardando a que llegue el Mesías de Netflix. Por Mesías de Netflix entiéndase en nuestro universo: película estrenada en la plataforma roja de trascendencia equiparable a la de los grandes clásicos exitosos en las salas o a cualquier película de culto. En resumidas cuentas, un proyecto que dé vuelta la tortilla.

Alrededor de Blonde hay expectativas ligadas a las cuatro grandes pasiones del ser humano: el sexo, el morbo, cosas que son “lo mejor del mundo” y Marilyn Monroe (perdón a los fans de Lady Di). A varias semanas de su estreno, animémonos y exploremos estos puntos.

Monroe: la niña no amada

Parece que arbitrariamente Netflix se empecinó en que el 2022 fuera el año de Marilyn Monroe. Y está bien. Kim Kardashian ayudó cuando destruyó uno de los vestidos de la diva en la MET Gala, pero eso es otra nota.

A finales de abril, la plataforma estrenó el documental El misterio de Marilyn Monroe: las cintas inéditas y empezó a preparar la mesa para el 23 de septiembre. Luego de su premiere mundial en el festival de Venecia 2022, Blonde aterrizará ese día en Netflix.

La nueva película del realizador de El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, Mátalos suavemente, Mindhunter y algunas piezas audiovisuales con Nick Cave es una adaptación de un libro de 700 páginas que -a prestar atención a ésto- es una ficción. Y no una ficción cualquiera, una ficción que contempla rasgos psicológicos de Monroe y que, al igual que el documental anteriormente mencionado, sugiere que a la actriz la asesinaron.

En conversación con Vulture, Dominik dice que su película tiene que ver con “un drama infantil” sobre “ideas equivocadas que (Marilyn) lleva a su vida adulta” y con cómo la actriz pudo “ver el mundo a través de la lente de esas ideas”.

“Estas (ideas) requieren una división en un yo público que puede ser amado y un yo privado que no tiene ninguna esperanza de alcanzar la intimidad. Ella no está viendo el mundo, en realidad; se ve a sí misma... En un nivel más simple, se trata de un niño no deseado que se convierte en la persona más buscada del mundo y no puede lidiar con todo ese deseo que se le viene encima", explica.

El proyecto no es nada nuevo: está en el subconsciente de Dominik desde 2012. Antes de que Ana de Armas fuera elegida para interpretar a Monroe, en 2019, se contemplaron como posibles Marilyns a Naomi Watts y Jessica Chastain. Los otros apellidos conocidos que acompañan a la actriz cubana en el corte final son Bobby Cannavale, Adrien Brody y Julianne Nicholson.

El sexo: De Jayne Mansfield a Ana de Armas

"Ella hace lo que ninguna estrella de Hollywood hace excepto en la desesperación: ella hace un desnudo”, dijo en su momento el pope de la crítica cinematográfica Roger Ebert. Hacía referencia a Jayne Mansfield. La protagonista de Promises! Promises! fue la primera estrella de Hollywood que se mostró desnuda en una película en inglés en la posguerra. Y lo hizo cuando aún no regían las calificaciones.

Desde 1934 a 1967, Hollywood era muy difícil para aquellos y aquellas entusiastas del nudismo y las noches de pasión sin sábanas. En aquella época, en Estados Unidos rigió un bloqueo legal conocido como Código Hays que hizo toda la fuerza posible para que los films de estudios se sumieran en la más estricta pureza.

Uno de los líderes republicanos de la época, William Hays, había establecido una serie de reglas restrictivas para las producciones estadounidenses relacionadas a la protección de las clases bajas y el antibelicismo. Lo que comenzó como una idea relativamente “progresista” terminó sumido en el conservadurismo total que no admitió, entre otras cosas, escenas de desnudez de ninguna índole.

A la larga, el Código Hays también terminó prohibiendo la exhibición de films extranjeros en Estados Unidos y aquellos nacionales que eran proyectados debían someterse a representar aquello que se entendía como el “estilo de vida estadounidense”. Dándole la razón a quienes aseguran que las reglas se hicieron para destruirlas, a finales de los sesenta empezó el bienvenido desmadre cinematográfico que, parece, alcanzará uno de sus tantos picos -esperemos- con Blonde.

El morbo: Netflix vs Dominik

Si bien Hollywood y las películas de estudio casi nunca desafiaron los límites de lo pornográfico o lo ultraviolento, cineastas como Andrew Dominik empezaron a querer mostrar más. Por eso, aún sin el Hays, desde el ‘67 los “excesos” cinematográficos son regidos por la conocida clasificación por edades.

Es un hecho que Blonde mostrará escenas subidas de tono. Tenemos, como mínimo, la de una “violación brutal” (veremos qué pasa con el cunniliningus sangriento).

Dominik, Oates y de Armas parecen coincidir en que Norma Jeane Mortenson es el personaje indicado para hacer explotar Netflix por los aires. En diferentes entrevistas y reflexiones, el trío que le da vida al proyecto enumera ciertos rasgos de la tormentosa vida de Monroe como justificación para el drama excesivo y la desfachatez.

La calificación NC-17 es rara para un proyecto como Blonde. Primero porque Netflix nunca se había animado a tanto con un estreno en su plataforma; segundo, porque se trata de una biopic y las biopics no suelen ser tan atrevidas; tercero, porque los grandes estudios no quieren saber nada con películas que solo puedan ser vistas por unos pocos.

Las calificaciones de Netflix están regidas por la Motion Picture Association of America (MPAA) y la NC-17, es decir la de Blonde, es la más restrictiva de todas. Esta calificación, si no creemos que las leyes están para romperlas, no admite niños ni siquiera en compañía de adultos. La siguiente pregunta es: ¿por qué una película puede ser considerada solo para mayores de 17? Por varios factores. Los más influyentes son el lenguaje, el contenido sexual y el consumo de drogas en plano.

Esquire cita a Dominik algo furioso sobre este tema: “La calificación NC-17 es un montón de mierda. Es sólo la junta haciendo política. Un episodio de Euphoria es mucho más gráfico que todo lo que ocurre en Blonde”.

Sin embargo, en diálogo con Vulture, Andrew se muestra más tranquilo: "Me sorprendió (que recibiera esa calificación). Pensé que habíamos coloreado dentro de las líneas. Pero creo que si tienes un montón de hombres y mujeres en una sala de juntas hablando sobre el comportamiento sexual, tal vez a los hombres les preocupe lo que piensen las mujeres. Es solo un momento extraño. No son representaciones de una sexualidad feliz. Son representaciones de situaciones que son ambiguas. Y los estadounidenses son realmente extraños cuando se refiere a la conducta sexual".

“Creo que si me dan a elegir preferiría ir a ver la versión NC-17 de la historia de Marilyn Monroe. Porque sabemos que su vida estaba al límite, claramente, por la forma en que terminó. ¿Quieres ver la versión con verrugas y todo o quieres ver la versión desinfectada?”, concluye el cineasta.

Blonde debía haber sido estrenada en el festival de Venecia 2021 -teniendo en cuenta que terminaron de filmarla en julio de ese año- pero lo hará en la edición de 2022. Desde que terminó el rodaje hubo un tire y afloje entre Netflix y Dominik que llegó a poner en riesgo el estreno. La “N” creía que la película era demasiado sexual y el director no quería saber nada con eliminar escenas. El mayor problema de la plataforma era que si quedaban en el corte final determinadas partes del film subidas de tono, el proyecto recibiría la calificación de NC-17 y se le dificultaría pelear en temporada de premios. Finalmente, por suerte y como seguramente ya adivinaste, Netflix terminó cediendo.

Ana de Armas, actriz cubana, fue seleccionada para interpretar a Monroe. Los otros apellidos conocidos que la acompañarán en el corte final son Bobby Cannavale, Adrien Brody y Julianne Nicholson.

Cosas que son “lo mejor del mundo”: Citizen Kane ft. Raging Bull

Blonde acarrea una mística inusitada para un producto estrenado en Netflix. Uno no espera que conquiste los Oscar a lo Roma, ni tampoco que sea técnicamente prodigiosa como el film de Alfonso Cuarón. Uno espera, como ya adelantamos, que tenga ideales cinematográficos diferentes. Para eso, Dominik podría ser el hombre indicado.

El realizador de El asesinato de Jesse James… es un tipo raro en la industria. Tiene muy pocas películas y en ninguna se destaca precisamente por hacerle las cosas amenas al público. Dominik no suele apuntar a los espectadores pasivos, algo que, a priori, no va muy de la mano con la histórica propuesta de Netflix.

Sus declaraciones van acorde al misterio que rodea su personalidad. Es, en una versión más medida y clásica, una suerte de Albert Serra estadounidense. Dominik entiende que Blonde es el proyecto de su vida y está obsesionado con todo lo relacionado a él. Y cuando decimos obsesionado: obsesionado.

“Mi ambición es hacer que te enamores de Marilyn”, señaló alguna vez Andrew, quien desde que encaró el proyecto solo piensa en el proyecto. Esquire señala que Dominik cree que Blonde actualmente “es la mejor película del mundo, un verdadero bombazo, una obra maestra”.

Estas declaraciones del director a Collider demuestran lo comprometido que está con el tema: “Utiliza todas las imágenes que has visto de Marilyn Monroe, las películas, las fotografías de su vida. Pero cambia el significado de todas esas cosas de acuerdo con su drama interno. Así que es una especie de película sobre el inconsciente en cierto modo. Y es una tragedia. Es una especie de pesadilla. Se trata de estar en un coche sin frenos. Simplemente va más y más rápido y más rápido”.

Oates y De Armas están de acuerdo con el poseedor de la batuta. Tras ver una primera versión de la película, la escritora tuiteó que Blonde “es sorprendente, brillante, muy inquietante” y “lo más sorprendente: es una interpretación totalmente 'feminista'”.

La película, en palabras del director, “no se habría hecho” de no ser por el movimiento “MeToo, “porque a nadie le interesaba antes este tipo de mierda, ni cómo es ser una chica no querida, ni cómo es pasar por la picadora de carne que es Hollywood”.

Ana le dijo algo similar a Queue: “Encontré que era la versión más atrevida, sin disculpas y feminista de su historia que jamás había visto”. Las declaraciones de la protagonista no eran para menos, teniendo en cuenta que la actriz interpretó a Monroe durante 47 días.

Pero la declaración suprema, aquella que le rinde honores al subtítulo del artículo que la contiene, es esta de Dominik a Collider: “Blonde es una película para todos los niños no amados del mundo. Es como si Citizen Kane y Raging Bull tuvieran una hija”.

Y ahí fue, tuvimos de todo. Intentamos cumplir con los placeres del ser humano: sexo, violencia, morbo, cosas que son “lo mejor del mundo” y mucho, pero mucho Marilyn Monroe. Esperemos que la película también se comprometa.