Rosan Bosch / Nuevos paradigmas

Rosan Bosch: el diseño como la clave para una educación creativa

El desarrollo de la autonomía en un entorno lúdico es el punto de partida de la diseñadora.

Por Vivian Urfeig

04.12.2019

El desarrollo de la autonomía en un entorno lúdico es el punto de partida de la diseñadora holandesa Rosan Bosch a la hora de desarrollar espacios de aprendizaje disruptivos. La autora de «Diseñar un mundo mejor empieza en la escuela», propone un formato donde el arte y la explosión de color son las claves de los procesos educativos. Escuelas, universidades, jardines de infantes y bibliotecas que despierten la imaginación y promuevan la creatividad conforman un universo particular, con el sello personal del estudio que fundó Bosch en 2011. Graduada en la Universidad de las Artes de Utrecht (Países Bajos), y en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona, Rosan Bosch promueve el pensamiento crítico de las futuras generaciones a partir de configuraciones inspiradoras y transformadoras.

Entre los trabajos emblemáticos figuran la Escuela Vittra de Estocolmo, con foco en las tecnologías digitales, la Western Academy de Beijing, organizada a partir de aulas abiertas, y St. Andrews Scot School, en Buenos Aires, donde el aprendizaje holístico y los paisajes característicos de Escocia encuentran puntos en común a partir del diseño. También es la autora de la Academia Sheikh Zayed, de Abu Dabi, la Biblioteca Central de Dinamarca y el Liceo Europa de Zaragoza

Con el diseño como herramienta para la innovación y el cambio, Rosan Bosch desafía las culturas y normas establecidas.

El abordaje colaborativo y las instancias grupales se traducen en grandes plantas libres equipadas con mobiliario de colores estridentes. La morfología curva, donde predominan círculos y semi círculos en equipamientos redondeados, integra el adn Bosch. Según explica la autora el diseño se transforma en una herramienta que articula el proceso educativo. Y este proceso se da en movimiento, por eso los programas contemplan chicos activos, despatarrados, cómodos y con recursos a escala.

St. Andrew’s Scots School. PH: Kim Wendt.

Rosan Bosch es la creadora de 5 situaciones espaciales que considera necesarias para que este proceso de aprendizaje encuentre su carril. «Cima de la montaña», «Cueva», «Fogón», «Manantial» y «Manos a la obra». El principio de diseño de la “cima de la montaña” establece un espacio para que las personas se dirijan a un grupo y permite que los pensamientos, los puntos de vista y el conocimiento fluyan de uno a muchos, explica Bosch. En tanto la «cueva» es el ámbito para profundizar contenidos, asimilar información y generar entornos de concentración individual. «Se caracteriza por la tranquilidad que se logra en espacios pequeños, definidos para uno o dos estudiantes que se encuentran alejados de las áreas de actividad», dice la autora. El «manantial», por su parte, es el área que aprovecha espacios informales con mucha circulación. Como un pasillo o un hall de circulaciones cruzadas, donde se producen encuentros espontáneos. «Son ideales para intercambiar y compartir. Les permite a los estudiantes y a los docentes conocer otras experiencias y descubrir nuevas ideas». Mientras, el «fogón», proporciona espacios para aprendizajes en grupos que se dividen o se mezclan. Por eso allí abunda el equipamiento flexible: mesas altas y bajas para compartir y escenarios ideales para las “lluvias de ideas”. En «manos a la obra», Bosch sugiere «una dimensión de comunicación no verbal, un vínculo entre teoría y práctica, mente y cuerpo, visión y juego» donde se potencie lo lúdico.

St. Andrew’s Scots School. PH: Kim Wendt

¿Cuáles son los referentes artísticos en los que se inspira el estudio?

Dos referentes artísticos que han inspirado mi práctica y también la filosofía del estudio son Verner Panton, diseñador industrial y arquitecto y Poul Gernes, artista. Ambos son daneses y trabajaron con el arte y el diseño integrándolos como parte de la vida diaria, utilizando herramientas como el color para confrontar a las personas con los espacios y crear nuevas relaciones con ellos. También, Louise Bourgeois, una artista francesa, nacionalizada en Estados Unidos, que trabajó con sus relaciones personales. Finalmente, el artista argentino Julio Le Parc, del que me interesa el trabajo con los sentidos y su invitación a explorar y descubrir a partir de formas y colores.

En colaboración con la firma any SCALE Beijing, el estudio contempló situaciones que requerían espacios más contenidos, aún en la planta general. PH: Kim Wendt.

¿Por qué el diseño es tan importante en las escuelas?

Es importante en varios aspectos de nuestra vida diaria: el diseño establece el marco físico en el que nos movemos, nos comportamos y vivimos. Tiene una fuerte influencia sobre cómo nos sentimos y comunicamos con las personas y lugares, y puede inspirarnos y promover nuestro sentido de pertenencia o, por el contrario, fomentar el aburrimiento.

¿Cuál es su apreciación sobre las escuelas tradicionales?

La mayoría de escuelas se basan en un modelo obsoleto, dividiendo el espacio en aulas y pasillos y en hileras de sillas que promueven una interacción unidireccional y un aprendizaje pasivo. Pero el diseño moldea nuestra percepción de lugar.

¿El entorno artístico es clave para el aprendizaje?

Estas transformaciones del paradigma educativo no son en vano, responden a un contexto de urgencia: el Foro Económico Mundial estima que un 65% de los niños que entran hoy a la escuela trabajarán en tipos de trabajo que todavía no existen. El gran reto es cómo los preparamos para un futuro tan incierto, y en este contexto el arte es clave para el desarrollo de habilidades como la creatividad, el pensamiento crítico, la agilidad y resiliencia, la capacidad de adaptarse a entornos cambiantes. El arte motiva a los niños para que aprendan a mirar el mundo de maneras distintas. Y para que sigan aprendiendo en este futuro incierto.

Innovadora, disruptiva y a la vanguardia. Rosan Bosch interpela con su punto de partida: diseño para educar, arte para crear.